La Comunicación "No Verbal"

Sep
23
2014

Cada vez que se envía un mensaje verbal a alguien también se envía otro no verbal. En algunas ocasiones, el componente no verbal aparece solo. Por ejemplo, una mirada, ver fijamente, una sonrisa, un guiño y un movimiento del cuerpo, todo envía un significado. En ese sentido, ningún análisis de la comunicación estaría completo sin considerar la comunicación no verbal: que incluye los movimientos corporales, las entonaciones o el énfasis que se da a las palabras, las expresiones faciales y la distancia física entre el emisor y el receptor.

 

 

Se puede afinar que todo movimiento corporal tiene un significado y ninguno es accidental. Es raro que enviemos nuestros mensajes de manera consciente. Actuamos nuestro estado de ánimo con lenguaje corporal no verbal: Levantamos una ceja para indicar incredulidad, arrugamos la nariz para mostrar desagrado, cruzamos los brazos para aislarnos o protegernos, levantamos los hombros para dejar ver indiferencia, guiñamos un ojo para transmitir intimidad, tamborileamos los dedos para denotar impaciencia y nos golpeamos la frente por un olvido.

 

 

Los dos mensajes más importantes que envía el lenguaje corporal son: El grado en que a un individuo le agrada otro o le interesa verlo y el estatus relativo percibido entre el emisor y el receptor. Por ejemplo, es más probable que nos coloquemos cerca de las personas que nos agradan y las toquemos con  más frecuencia. De manera similar, si usted siente que su estatus es mayor que el de otro hace más movimiento del cuerpo – como cruzar las piernas o sentarse en posición recostada – que refleja un estado casual y relajado.

 

 

El lenguaje corporal también se agrega a la comunicación verbal y con frecuencia la complica. Una postura o movimiento del cuerpo no tiene un significado preciso y universal, pero cuando se relaciona con el lenguaje hablado da un significado más completo a lo que el emisor quiere transmitir.